Gladiadoras

No son frecuentes las representaciones o menciones de gladiadoras, aunque sí suficientes las fuentes literarias, arqueológicas y textos legales que confirman su existencia.

Estatuilla de bronce  (Museo de Hamburgo)

Gladiadora con el brazo levantado y la cabeza hacia abajo, gesto típico de victoria. En cuanto al torso desnudo, se trataba de una norma para todos los gladiadores que debían luchar a pecho descubierto.

Relieve S.I o II descubierto en Halicarnaso (Museo Británico)

Dos luchadoras combatiendo, a sus pies en griego Amazona y Aquilia y arriba la inscripción “Apetuathesan”, es decir, “Fueron liberadas”

Mosaico en el Museo Nazionale romano en el que aparecen dos mujeres combatiendo con lo que parece ser un felino

También aparecen referencias escritas como:

En el “Satyricon” de Petronio que menciona que en unos juegos organizados por el emperador Tito( 79-81 d. C.) participó una essedariam, mujer que combatía montada en un carro.

En “Vida de los doce Césares” de Suetonio alude que el emperador Domiciano tenía por costumbre organizar juegos peculiares en los que tenían lugar combates entre mujeres gladiadoras

En la “Tabula Latinas”, decreto del Senado romano fechado en el año 19 que, aunque está incompleto, se cita la prohibición de participar en los combates a las mujeres menores de 20 años

En unas excavaciones en Great Dover Street (Londres) en el año 1996, se encontraron 30 tumbas del S.III d. C. al lado de un anfiteatro romano de esa época en la que una de esas tumbas correspondía a una mujer de unos 30 años, con un ajuar funerario que podría corresponder al de un gladiador.

 

 

Lucha entre dos gladiadoras Provocatrix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*